Ventajas de la calefacción eléctrica frente a la de gas

La calefacción es uno de los sistemas que más consume en el hogar. Por tanto, los usuarios deben pensar en los diferentes tipos de calefactores del mercado y encontrar el calefactor que mejor se adapte a sus necesidades.

Mejor calefacción: ¿eléctrica o de gas?

Actualmente, el sistema de calefacción (36,8%) que más necesitan los hogares españoles es el gas natural. Por su parte, la calefacción eléctrica es la segunda más habitual en España, con un 19,5% de los españoles que utilizan calefacción eléctrica en casa.

Estos dos sistemas de calefacción tienen la mayor demanda en todo el país, pero cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas. Estos permiten a los usuarios elegir uno de ellos según sus necesidades.

  • Calefacción gas natural:
    • Ventajas:
      • Eficiencia energética elevada
      • Energía limpia y segura
      • Precio asequible
  • Desventajas:
    • Elevado precio de instalación
    • Necesidad de mantenimiento
    • EN el caso del gas natural, no hay suministro en todo el territorio nacional.
  • Calefacción eléctrica:
  • Ventajas:
    • Instalación económica
    • No hay necesidad de mantenimiento
    • Energía limpia y segura
  • Desventajas:
    • El precio de la electricidad es muy elevado ahora mismo
    • Es probable que se tenga que aumentar la potencia contratada en la vivienda

El método de calefacción más económico es el gas natural, ya que aunque el coste de instalación es elevado, el precio del gas natural kWh es más económico y se ha mantenido estable en los últimos años.

¿Cuál es la calefacción más barata?

La mejor energía para calefacción es el gas natural, tanto en términos de eficiencia energética como de precio. Es una fuente de energía ininterrumpida, cómoda y limpia sin necesidad de tanques o cilindros de almacenamiento.

La principal desventaja del gas natural es que no se puede utilizar en todo el país. En la actualidad, se están realizando esfuerzos para ampliar la red de gas natural para que el gas natural pueda llegar a la mayor cantidad de usuarios posible.

Los clientes pueden utilizar diferentes alternativas para instalar sistemas de calefacción en sus hogares.

Alternativas a la calefacción de gas natural:

Calefacción de gas natural

Como se mencionó anteriormente, la calefacción de gas natural es una de las más necesarias en los hogares españoles. Su principal motivación es el precio, porque es la fuente de energía más barata del mercado, y tiene otras ventajas:

  • Uso instantáneo ininterrumpido
  • No se requiere espacio de mantenimiento
  • Seguridad (revisión periódica)
  • Fácil instalación

Este tipo de calefacción está diseñado para hogares con demanda continua en climas fríos. Para poseer este tipo de calefacción, los usuarios deben firmar un contrato de suministro de gas en su propiedad. Si no cuenta con dicho suministro, deberá solicitar al distribuidor de su zona que se registre para el gas y abone las tarifas correspondientes.

La instalación del sistema de calefacción de gas consta de calderas de gas, que transportan el agua caliente a través de diferentes tuberías hasta diferentes radiadores distribuidos en diferentes estancias de la propiedad.

La caldera de gas es el elemento principal del sistema de calefacción. Debe ser condensación, de acuerdo con los requisitos de la Ordenanza de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE). La caldera debe ser instalada por un técnico autorizado e inspeccionada cada dos años.

Los radiadores son otros componentes clave porque son dispositivos que disipan el calor. El radiador de agua suele estar instalado y su funcionamiento es muy sencillo.

Calderas de gas

Las calderas de gas permiten a los usuarios disfrutar de agua caliente sanitaria y agua caliente en sus edificios, necesarios para el funcionamiento del circuito de calefacción. Por tanto, la caldera es el elemento básico para la calefacción de gas, y debe poder reducir eficazmente los costes de gas.

De acuerdo con el Reglamento de Instalación Térmica de Edificios (RITE) y el Reglamento Europeo de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, las calderas de condensación son obligatorias en las instalaciones de gas natural porque tienen un rendimiento mucho mayor y emiten menos dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno.

Debido a la forma en que se reutiliza su combustible, la eficiencia de las calderas de condensación puede ser superior al 100%. Dependiendo de la marca y modelo, el precio oscila entre los 600 y los 2.000 euros.

Una vez instalada la caldera, el instalador autorizado debe emitir un certificado de instalación de gas que acredite que cumple con los parámetros de seguridad especificados en RITE. El costo del certificado es de aproximadamente 120 euros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar